Cuando el ciclo del agua conoció a la tecnología

Cuando el ciclo del agua conoció a la tecnología

…surgió el amor.

Es posible que nos estemos dejando llevar por la primavera. Pero nos parece una original forma de dejar claro una de las principales metas del PERTE de digitalización del ciclo del agua aprobado recientemente. Porque en cierta forma se trata justamente de eso: de que la gestión del agua se beneficie de la tecnologías de monitorización para mejorar el uso de un recurso escaso.

Y si es confiando en las soluciones que te ofrecemos desde Arantec, mejor que mejor.

Los PERTE, una figura para transformar la economía

Los PERTE (Proyectos Estratégicos para la Recuperación y Transformación Económica) son un instrumento creado al abrigo del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia

Tienen como misión crear colaboraciones público privadas en torno a proyectos prioritarios capaces de impulsar el crecimiento económico y la competitividad de las empresas españolas. Pero también buscan dar respuesta a temas complejos que requieren actuaciones urgentes, como es la mejora en la gestión del ciclo del agua.

A fecha de abril de 2022, hay 9 PERTE aprobados:

  • Desarrollo del vehículo eléctrico y conectado
  • Salud de vanguardia
  • Energías renovables, hidrógeno renovable y almacenamiento
  • Agroalimentario
  • Nueva economía de la lengua
  • Economía circular
  • Industria naval
  • Aeroespacial
  • Digitalización del ciclo del agua

Un PERTE para «visibilizar» el ciclo del agua

El PERTE para la digitalización del ciclo del agua fue aprobado en el Consejo de Ministros el 22 de marzo de 2022.

Con unas inversiones públicas y privadas previstas que superan los 3000 millones de euros, su desarrollo se estructura en torno a 4 objetivos específicos:

  • Aumentar el conocimiento que se dispone sobre los usos del agua, de forma que se pueda mejorar su gestión. Este objetivo permitirá cerrar las ineficiencias del sistema y completar las carencias de información.
  • Incrementar la transparencia en la gestión de este recurso, contribuyendo a una mayor concienciación y resiliencia de la sociedad. 
  • Cumplir con los objetivos ambientales recogidos en la planificación hidrológica y los compromisos normativos.
  • Generar empleo cualificado gracias a la innovación y la tecnología.

Conectando las soluciones de Arantec con el PERTE para la digitalización del ciclo del agua

La memoria del PERTE que hemos adjuntado en el epígrafe anterior señala los desafíos que a los que este instrumento pretende hacer frente. Usando estos retos como hilo, vamos a ver qué soluciones podríamos plantear desde Arantec.

En principio, vamos a centrarnos en las potencialidades que ofrecen tres de nuestros productos, Smarty River, Smarty Water. No obstante, ya sabes que solo hace falta que nos pongas a prueba para que saquemos a relucir nuestro ingenio e imaginación.

Descarga el archivo en formato pdf

¿Por qué te recomendamos que apliques tecnologías de monitorización a la gestión del ciclo del agua?

Seguro que has oído esa máxima que reza que «lo que no se mide, no se puede mejorar«. Existen varias versiones, pero todas ellas transmiten el mismo mensaje: cuando dispones de la información, de los datos en este caso, estás en disposición de mejorar la gestión o el uso de un bien. Y cuando hablamos de un recurso tan escaso como el agua, esta capacidad de reacción adquiere tintes de extrema necesidad.

Piensa si no en el agua que se consume en regadío y usos agrarios y que en 2021 representó el 80% de la demanda de agua estimada de todo el país. ¿Qué beneficio introducirían los contadores o caudalímetros conectados con los sistemas de los organismos de cuenca? ¿Qué ventajas tendría el cálculo de las necesidades de riego en función de los datos o de la información de la humedad del suelo? ¿Cómo aumentaría la eficiencia en el regadío con pronósticos meteorológicos hiperlocales?

Conclusión

La tecnología tiene que ser una aliada. Los datos que nos proporcionan los sensores y, en resumen, los sistemas inteligentes de monitorización, deben convertirse en uno de nuestros más preciados tesoros para mejorar la gestión del agua.

El PERTE para la digitalización del ciclo del agua supone en este sentido una oportunidad única para implementar soluciones de base tecnológica. Una ocasión que nos puede ayudar a ver de forma más clara cómo usamos el agua y dónde se pueden introducir mejoras. Quedarse a la espera no es una opción cuando debemos conservar un recurso escaso del que dependemos por entero para sobrevivir.

Dotar de conectividad a zonas remotas y de alta montaña, un nuevo reto para Arantec

Dotar de conectividad a zonas remotas y de alta montaña, un nuevo reto para Arantec

Arantec va a colaborar en un proyecto piloto para llevar conectividad a zonas de alta montaña de Val d’Aran. Y sí, es una iniciativa especial para nosotros, ya que jugamos en casa, en las montañas que tan bien conocemos.

Además de Arantec, en el desarrollo del plan también participan Mobile World Capital Barcelona, Hispasat y el Conselh Generau d’Aran.

El objetivo final no es otro que mejorar la calidad de vida de las personas. Así, una cobertura de calidad mediante una red de comunicación satelital permite, por ejemplo, la implementación de servicios de emergencia más eficientes. O el impulso del turismo a través de una mejora en las comunicaciones.

Y factores como estos tienen un especial peso a la hora de frenar el despoblamiento de las zonas rurales.

Una cita en Barcelona

La presentación pública del proyecto para dotar de conectividad a zonas de alta montaña se hizo el 2 de marzo de 2022 en Barcelona, con el Mobile World Congress como telón de fondo. Meses de reuniones, videoconferencias y puestas en común culminaron con un evento retransmitido vía streaming en el que se esbozaron las líneas maestras y los objetivos de la iniciativa. 

La exposición, como puedes ver en el vídeo incluido a continuación, contó con la participación de los primeros espadas de las empresas y organismos públicos que colaboran en el proyecto y lo respaldan:

  • Carlos Grau (CEO de Mobile World Capital Barcelona)
  • Jordi Hereu (presidente de Hispasat)
  • Eisharc Jaquet (CEO de Arantec)
  • Maria Vergés (Sindica d’Aran)
  • David Ferrer, Secretario de Políticas Digitales de la Generalitat de Catalunya

Un proyecto para la gente

Como comentábamos en la introducción, uno de los principales objetivos de esta iniciativa para procurar conectividad en zonas remotas y hacer posible, por ejemplo, una conexión de internet satelital, es mejorar la calidad de vida. Y en este deseo quedan englobados tanto sus habitantes como las personas que trabajan en ellas o las visitan por ocio.

La experiencia, inicialmente, se va a llevar a cabo en el entorno del refugio de la Artiga de Lin (Refugi dera Artiga de Lin), al pie de los picos Aneto y Maladeta, en el corazón de Pirineos.

Se trata de una zona que, a día de hoy, carece de cobertura. Es, por tanto, el lugar indicado para el desarrollo de este piloto, permitiendo validar una iniciativa que, en el futuro, hará posible:

  • Desarrollar la telemedicina, dotando de apoyo médico remoto a la gente que se encuentre en la zona
  • Mejorar la respuesta frente a emergencias y la gestión de riesgos naturales mediante el despliegue de dispositivos de internet de las cosas. Arantec será uno de los principales responsables del desarrollo de este cometido, contribuyendo a la iniciativa con sus soluciones tecnológicas y su conocimiento.
  • Impulsar las actividades turísticas facilitando la comunicación con los refugios de montaña.
  • Controlar los aforos y los aparcamientos, evitando masificar las zonas naturales para que conserven todo su esplendor.
  • Monitorizar el ganado para conocer su ubicación, haciendo más sencilla la labor de los pastores.

¿Por qué es útil llevar conectividad a zonas de alta montaña y, en general, a las áreas rurales?

Los avances tecnológicos, uno de los signos distintivos del siglo XXI, siempre han dejado de lado la alta montaña y, por extensión, todas las zonas rurales, convirtiéndolos en territorios aislados y deprimidos, carentes en ocasiones de los servicios más básicos. La consecuencia, las escasas opciones para desarrollar un proyecto de vida digno, circunstancia que impulsa a la gente joven a emigrar a las ciudades donde se concentran las oportunidades.

Pero el abandono del medio rural no se traduce solo en la pérdida de habitantes. Con ellos también desaparecen modos de vida o tradiciones populares. Y también tiene una clara repercusión sobre el entorno natural, ya que se ha demostrado que la despoblación, el descuido de los cultivos y la falta de gestión de las masas forestales conlleva incendios forestales mucho más severos.

Disponer de internet rural, de conexión vía satélite, podría, sin embargo, revertir esta situación. Territorios como Escocia o Perú, con sus iniciativas para mejorar las comunicaciones en comunidades rurales y asentamientos remotos, demuestran sus beneficios. Servicios tales como la educación a distancia, el teletrabajo, la atención médica remota o el comercio digital contribuyen a revitalizar los pueblos, que terminan convirtiéndose en focos de atracción para gente que quiere huir de la vorágine de la ciudad.

Conclusión

Este proyecto para proporcionar conectividad a zonas de alta montaña nos llena de ilusión. Al fin y al cabo, somos una muestra de cómo la tecnología y la innovación también pueden florecer en un núcleo pequeño, Casau, de menos de 100 habitantes, aunque muy próximo a Vielha.

Las soluciones tecnológicas, cuando se usan con un propósito que persigue mejorar la calidad de vida, tienen capacidad para ofrecer un futuro más próspero. Usarlas de forma sabia está en nuestra mano.

Fenómenos hidrometeorológicos extremos, aprendiendo lecciones para el futuro

Fenómenos hidrometeorológicos extremos, aprendiendo lecciones para el futuro

La convulsa actualidad hace que muchos eventos meteorológicos extremos pasen prácticamente inadvertidos. O, en todo caso, solo sean objeto de atención en el ámbito local. Es lo que ha ocurrido con dos recientes fenómenos hidrometeorológicos extremos que han sembrado la desolación en Ecuador y Brasil.

No obstante y lejos del morbo que a veces se asocia a este tipo de desastres, en Arantec creemos que estos episodios relacionados con los riesgos hidrometeorológicos ofrecen interesantes aprendizajes para evitar su repetición. A fin de cuentas, la adopción de medidas no va a evitar una inundación per se. Pero sí puede minimizar los daños.

¿Qué son los riesgos hidrometeorológicos?

Los riesgos hidrometeorológicos hacen referencia a la probabilidad de ocurrencia de un desastre a consecuencia de un fenómeno meteorológico extremo relacionado con el agua

Pero el riesgo no radica en la ocurrencia del fenómeno en sí, por ejemplo, unas lluvias torrenciales. También debe existir una condición de vulnerabilidad materializada en la existencia de edificaciones o infraestructuras que puedan ser afectadas. De este modo, el desbordamiento de un río que solo anega zonas despobladas no implicará un desastre.

El problema surge cuando este tipo de eventos se producen en zonas urbanas. Y en especial, en ciudades densamente pobladas y con asentamientos irregulares carentes de todo tipo de planificación e infraestructuras para canalizar la escorrentía superficial.

Zonas urbanas densamente pobladas o con asentamientos irregulares son proclives a sufrir riesgos hidrometeorológicos
Carapicuíba (São Paulo, Brasil)

Asimismo, conviene tener en cuenta la intensificación de este tipo de fenómenos conforme el calentamiento global se hace más patente. De hecho y según la Organización Meteorológica Mundial (OMM), los desastres relacionados con la meteorología se han incrementado por 5 en los últimos 50 años.

Al fin y al cabo, una atmósfera más cálida retiene más humedad, aproximadamente un 7 % más por cada 1 ºC de más. Y esta situación puede traducirse en un incremento de las precipitaciones extremas y, posiblemente, en un reforzamiento de los ríos atmosféricos. También conocidos como ríos voladores, son regiones de la atmósfera de miles de km de largo con un contenido de humedad superior al de las zonas colindantes. Y según parece, podría ser la causa de la violencia con la que descargó el cielo en Petrópolis (Brasil).

Soluciones tecnológicas para hacer frente a los riesgos hidrometeorológicos

Como hemos comentado anteriormente, los eventos relacionados con los fenómenos atmosféricos extremos se han multiplicado en los últimos años. No obstante, el número de víctimas ha descendido.

Una explicación a esta aparente contradicción radica en el avance experimentado en las últimas décadas por los sistemas de alerta temprana y el desarrollo de estrategias proactivas de gestión de los desastres.

La implantación de estas medidas, sin embargo, es desigual. Así, los países con ingresos medios y bajos, que además son los que suelen sufrir los embates de este tipo de episodios con mayor ferocidad, reclaman una mayor cooperación internacional para paliar esta situación.

Países como Ecuador, por ejemplo, cada vez son más conscientes de los beneficios que supone invertir en este tipo de sistemas. Aluviones como el que sufrió la ciudad de Quito en enero de 2022 y que luego detallaremos con un poco más de detalle han puesto de manifiesto la necesidad de reforzar el actual sistema de alerta temprana.

El rol de Arantec para minimizar los efectos de los eventos hidrometeorológicos extremos

Arantec se ha especializado en proporcionar soluciones que ayudan a minimizar los daños derivados de los riesgos hidrometeorológicos.

Productos como SmartyRiver, apoyados por nuestras estaciones meteorológicas automáticas, ofrecen un completo servicio orientado a proporcionar la información hiperlocal necesaria para adoptar las medidas más oportunas.

Estas opciones se complementan con nuestra plataforma web, que, entre otras cosas, permite

  • visualizar los datos recopilados por los sensores sobre el terreno de forma sencilla; 
  • generar informes, y 
  • configurar alertas.

Quito y Petrópolis, dos ejemplos que valen por 1000 palabras

Quito y la ciudad brasileña de Petrópolis son el escenario de dos de las últimos tragedias que han tenido al agua como protagonista.

La Gasca y La Comuna: cuando la ladera del volcán va al encuentro de la ciudad

Quito, por ejemplo, sufrió en enero de 2022 un aluvión que afectó de forma directa a los barrios de La Gasca y La Comuna. Las fuertes lluvias, que alcanzaron niveles récord, desencadenaron un deslizamiento en las laderas del volcán Pichincha que se saldó con el fallecimiento de más de 20 personas.

Localización de los barrios La Gasca y La Comuna con respecto al volcán Pichincha
Localización de los barrios La Gasca y La Comuna (delimitados en rojo) con respecto al volcán Pichincha. Fuente: Google Maps

Según citan algunos medios locales, el fenómeno pudo verse agravado por la cantidad de basura y escombros que ocupan algunas de quebradas de la ciudad y que podrían haber bloqueado el flujo de agua y lodo.

En todo caso, la minimización de las consecuencias de estos fenómenos podría venir atendiendo a algunas de las siguientes medidas:

  • Estudio riguroso de las zonas más propensas al riesgo
  • Trabajo de concienciación de la ciudadanía para evitar los depósitos ilegales
  • Instalación de cámaras para la vigilancia en tiempo real de las quebradas más problemáticas
  • Puesta en funcionamiento de un sistema de sensores radar que detecte el incremento en el nivel de agua
  • Implementación de un sistema de alerta temprana de deslizamientos en las laderas del volcán Pichincha con mayor riesgo

Petrópolis, la importancia de una urbanización ordenada

Las inundaciones registradas en Petrópolis han resultado dramáticas. Más de 200 personas han fallecido como consecuencia de las intensas lluvias y posteriores inundaciones.

En este caso, parece que las edificaciones irregulares que se asientan en las laderas han jugado un papel determinante en las fatales consecuencias. De hecho, las propias autoridades locales reconocen que unas 20000 viviendas se encuentran enclavadas en zonas de riesgo alto y muy alto.

Remediar esta situación pasa, en primer lugar, por invertir en los recursos necesarios. Si la escasez de suelo impide el desarrollo de políticas de reasentamiento, habría que implementar al menos un sistema de alerta temprana que cubra todos los barrios de la ciudad, asegurándose de su correcto funcionamiento y de la comunicación de las alertas a los habitantes. 

Conclusión

¿Una red de estaciones hidrometeorológicas podría haber reducido el impacto de estos fenómenos asociados al cambio climático? Es posible. Recibir un aviso de que el caudal de un arroyo está aumentando de forma rápida o ver a través de una pantalla la existencia de un posible problema puede ser el paso inicial para transmitir la alarma a la población.

Los desastres naturales pueden ayudarnos a visualizar los problemas que es necesario corregir. El objetivo tiene que ser evitar que se repitan este tipo de sucesos. Pero esta meta no será posible si no existe la voluntad y la necesaria cooperación para su resolución.

Inversión térmica, el fenómeno que atrapa la contaminación del aire

Inversión térmica, el fenómeno que atrapa la contaminación del aire

Las nieves de principios de diciembre de 2021 hacían presagiar una temporada invernal como las de antes.

Pero hace ya varias semanas que un potente anticiclón permanece inmóvil al noroeste de la península, haciendo que las borrascas se desvíen hacia el norte. Es lo que se conoce como bloqueo anticiclónico.

Las consecuencias, una duradera estabilidad atmosférica, heladas, uno de los inicios de año hidrológico más secos de los últimos 60 años y una sucesión de fenómenos de inversión térmica que llegan con “regalo”: el incremento en los niveles de contaminación del aire.

Modelo GFS del 25 de enero previsto para el 1 de febrero de 2022. Fuente: www.meteovigo.es

¿Qué es una inversión térmica?

Para entender en qué consiste este fenómeno, primero necesitas entender cuál es el comportamiento normal de la atmósfera.

Cuando la atmósfera funciona en modo normal

La temperatura del aire desciende con la altitud, aproximadamente unos 6,5 ºC por cada 1000 metros. De ahí que a medida que subes una montaña, por ejemplo, la sensación de frío se acreciente. El proceso habitual discurre de la siguiente forma:

  • Durante el día, el sol calienta la superficie de la Tierra. En consecuencia, el aire de la capa atmosférica más cercana al suelo aumenta su temperatura.
  • Este aire pesa menos, lo que facilita su ascenso, como ocurre con los globos aerostáticos. 
  • A medida que asciende, el aire caliente se enfría y se vuelve más denso o pesado. Este cambio hace que la masa de aire se vea atraída por la gravedad terrestre, provocando un movimiento convectivo.

¿Qué ocurre cuando se produce una inversión térmica?

Aunque el epígrafe anterior describe el funcionamiento normal de la atmósfera, a veces sucede lo contrario. 

Durante el invierno, cuando las noches son más frías y largas y, especialmente, con una atmósfera estable (cielos despejados, poco viento, etc.), los fondos de los valles registran menor temperatura que las cimas montañosas circundantes. Este fenómeno es el resultado de una capa de inversión térmica o de temperatura y resulta claramente visible porque el humo, por ejemplo, se extiende de forma horizontal, cerca del suelo.

En el siguiente tuit del Servicio Meteorológico de EE.UU. se percibe claramente una inversión térmica.

No obstante, vamos a ver con un poco más de detalle cómo se produce esta inversión de temperatura:

  • Cuando se pone el Sol, la superficie de la Tierra comienza a enfriarse, haciendo que en el aire más próximo al suelo también pierda temperatura. 
  • Esta capa de aire es más fría que la capa de aire directamente encima de ella. Al presentar densidades diferentes, no se pueden mezclar. 
  • La inversión térmica se corrige a medida que el sol calienta la superficie de la tierra, restaurando las condiciones normales de funcionamiento.

¿Cómo se relacionan inversión de temperatura y calidad del aire?

Los niveles de contaminación del aire suelen ser más elevados durante los episodios de inversión térmica. ¿Por qué? Lo hemos mencionado en el epígrafe anterior: porque las capas atmosféricas no se mezclan.

Esta situación provoca que los agentes contaminantes queden “atrapados” en el aire más cercano a la superficie terrestre, sin posibilidad de ascender y dispersarse. En las zonas urbanas, por ejemplo, las emisiones procedentes del tráfico o las calefacciones se estancan en estas capas, exponiendo a los habitantes a episodios de calidad del aire que pueden variar de regular a muy desfavorable (atendiendo a la clasificación empleada en el Índice Nacional de Calidad del Aire).

La Gran Niebla de Londres de 1952, un ejemplo «de libro» de inversión térmica

Uno de los episodios más conocidos de inversión térmica acompañada de altos niveles de contaminación es la conocida Gran Niebla (Great Smog) de Londres en 1952, 5 días que terminaron con la vida de unas 12.000 personas. La descripción que hizo en su día el corresponsal del diario ABC es impresionante:

«Estas nieblas espesas, casi sólidas, que se comen a los autobuses precedidos por un hombre de a pie con un hachón de resina en la mano; que apagan el sonido; que obligan a los «cines» a anunciar al público que «la visibilidad de la pantalla no pasa de la cuarta fila»; que suspende, como ocurrió el 8 de diciembre último una representación de La Traviata por laringitis súbita del tenor y de las dos sopranos y porque los coros no alcanzaban a divisar la batuta del maestro; que entra también en las casas y en los pulmones; que ensucia los muebles y ennegrece las ropas y la saliva, que se pega a los vidrios, a las cortinas y a los cuadros, es el azote de los cardíacos, de los asmáticos y de los que tienen los bronquios en la miseria y mueren. Mueren sin asistencia, en ocasiones, porque el médico no puede llegar a tiempo a través de ‘la manta’ que reduce el horizonte a dos yardas

¿Cómo hacer frente a estos fenómenos de inversión de temperatura y alta contaminación?

Más allá de algunos proyectos un tanto arriesgados y de consecuencias desconocidas que tienen como principal objetivo controlar el clima “sembrando” nubes gracias a la inyección de yoduro de plata, lo cierto es que no hay una solución mágica que permita corregir esta situación de un plumazo. 

No obstante, podemos implementar medidas como la monitorización de la calidad del aire mediante dispositivos como los que ofrecemos en Arantec y que tienen en el Smarty Air uno de sus máximos exponentes. Medir los niveles de contaminación de forma hiperlocal siempre nos va a permitir adoptar medidas que ayuden a proteger la salud de los colectivos más vulnerables, esto es, personas de edad avanzada, población infantil, personas con dolencias respiratorias o cardíacas y mujeres embarazadas. 

Conclusión

Las inversiones térmicas, per se, no implican ningún riesgo para la salud humana, más allá de la sensación de frío propia del invierno. 

No obstante, contribuyen a que las emisiones contaminantes de origen antropogénico queden atrapadas en las capas atmosféricas más próximas al suelo

Monitorizar en tiempo real la calidad del aire supone disponer de información que puede ayudar a tomar las medidas más oportunas. Y cuando hablamos de proteger la salud humana, cualquier solución que podamos poner en práctica para minimizar los efectos perjudiciales de la contaminación debe ser tenida en cuenta. 

Sistema de alerta de inundación local, un complemento a las herramientas de supervisión de cuenca

Sistema de alerta de inundación local, un complemento a las herramientas de supervisión de cuenca

Euskalmet calificó el mes de noviembre de 2021 como el más lluvioso del siglo XXI en el noroeste de Euskadi. Estas intensas precipitaciones provocaron, en consecuencia, el aumento del caudal de los ríos y su desbordamiento en diversos puntos.

Una de esas zonas fue el barrio de Zorroza, en Bilbao, donde el túnel de la calle Clara Campoamor quedó anegado, afectando a una docena de vehículos aparcados. Se trata de un punto donde las inundaciones son habituales, ya que se encuentra a la misma cota que la ría del Nervión, recibiendo la afección de las mareas, y muy próximo al río Kadagua. Los servicios de emergencia, no obstante, se desplegaron rápidamente una vez se notificó la incidencia y en pocas horas, el agua había sido achicada.

Ahora bien, ¿las consecuencias habrían sido menores si el túnel hubiera contado con un sistema de alerta de inundación local?

Sistemas de predicción y alerta hidrológica, una herramienta básica para proteger las ciudades

Las zonas urbanas, tal y como recuerda la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), ocupan menos del 0,5% de la superficie del planeta. No obstante y a día de hoy, concentran a más del 55% de la población mundial. Y las previsiones apuntan a que este porcentaje crecerá hasta el 68% para el año 2050.

Si a esta circunstancia se suma que las ciudades han contribuido a cambiar los usos del suelo, alterando el drenaje natural e impermeabilizando extensas superficies, es indudable que eventos tales como las inundaciones pueden suponer un serio problema.

Una de las principales “armas” para hacer frente a esta amenaza son los sistemas de predicción y alerta hidrológica. Estas soluciones se alimentan de los datos procedentes de estaciones de aforo, redes de monitorización hidrometeorológicas, satélites, etc. Su concurso es, a todas luces, fundamental. De hecho y gracias al avance que han experimentado en las últimas décadas, las inundaciones, aunque siguen generando importantes pérdidas económicas, no se cobran un número de víctimas tan elevado como antaño. Así su funcionamiento permite activar, por ejemplo, los protocolos de emergencia y movilizar con prontitud los efectivos necesarios para dar respuesta al posible episodio de inundación. Algunos sistemas de estas características son UHATE, gestionado por la Agencia Vasca del Agua (URA), e INUNCAT, que coordina la respuesta frente a inundaciones en Cataluña.

Red de estaciones de control hidrometeorológico de Euskadi. Fuente: Gobierno Vasco / GeoEuskadi

Inundaciones urbanas: identificando puntos críticos y conflictivos

En el epígrafe anterior hemos dejado clara la utilidad de los sistemas de vigilancia con su alcance actual. Ahora bien, ¿son suficientes estas herramientas?

Partiendo de un contexto de cambio climático donde los patrones de precipitación presentan alteraciones frecuentes, desde Arantec consideramos que se hace necesario avanzar hacia sistemas de alerta de inundación local que complementen los sistemas existentes y proporcionen información más detallada. Y creemos que la monitorización de los puntos críticos o potencialmente conflictivos puede ser clave para aumentar la resiliencia frente a las inundaciones urbanas. De esta forma, la ciudadanía directamente afectada podría disponer de más información para tomar decisiones tales como mover su vehículo a una zona sin peligro.

Estas zonas están constituidas por aquellas áreas que bien por localización, características del terreno circundante o capacidad de drenaje del suelo son propensas a inundarse. Un ejemplo típico podrían ser los túneles. Pero también podemos incluir otro tipo de infraestructuras tales como puentes o sistemas de recogida de pluviales incapaces de gestionar grandes volúmenes de agua y que pueden crear balsas de agua que dificultan el tráfico.

La identificación de estos puntos conflictivos se puede hacer de varias formas. Kansal, Osheen & Tyagi (1) proponen, por ejemplo, la siguiente metodología:

  • Digitalización de la red de drenaje de la zona de estudio
  • Identificación de las localizaciones clave en función de su capacidad de drenaje y su importancia
  • Recopilación de datos de precipitación
  • Evaluación de la escorrentía
  • Identificación de los puntos críticos
  • Análisis de la vulnerabilidad de los puntos críticos en términos de impacto (consecuencias sociales, económicas y medioambientales)
  • Priorización de los puntos críticos

Como se puede observar, definir estas áreas es clave para desplegar una red de monitorización eficiente y en los puntos que mayor atención requieren.

Sistemas de alerta de inundación local, tecnología a pie de calle

No es la primera vez que te mostramos las bondades de los sistemas de alerta temprana. Y esta tampoco va a ser la última. De hecho, no tenemos duda de que instalaciones como Smarty River constituyen la respuesta para controlar esos puntos críticos que pueden escapar a los actuales sistemas de supervisión.

Estas soluciones no estructurales de alerta de inundación local cada vez ganan más adeptos conforme eventos como las inundaciones repentinas siembran la incertidumbre y el desasosiego.

Las tecnologías empleadas por estos sistemas varían, aunque las más habituales son las basadas en ultrasonidos y radar, empleadas en la solución que instalamos en el río Garona. No obstante, las técnicas radar están imponiéndose desde hace unos años, ya que ofrecen una gran fiabilidad y un mantenimiento mínimo.

SP69.-Radar-nivel-agua

Estos equipos también pueden portar cámaras que permiten la visión en tiempo real de las condiciones de la zona supervisada, lo cual puede ser de gran ayuda.

¿Qué puntos fuertes ofrecen soluciones como Smarty River?

Nuestro sistema de alerta de inundación local Smarty River, además de proporcionar una completa monitorización hidrometeorológica formada por sensores, comunicaciones inalámbricas y una plataforma cloud de gestión, predicción y modelización, tiene entre sus puntos fuertes:

  • Fácil instalación (plug & play), sin necesitar ningún tipo de obra civil
  • Construcción con estándares open source que permiten el intercambio de datos y la integración de sistemas de terceros
  • Excelente relación coste-beneficio
  • Flexibles comunicaciones inalámbricas (3G/4G, LoRaWAN, wifi, etc.)
  • Autonomía con alimentación vía energía solar
  • Equipos resistentes y diseñados para condiciones hostiles
  • Mantenimiento reducido

Conclusión

Las zonas urbanas están obligadas a adaptarse a un clima cada vez más extremo que se manifiesta mediante fenómenos tales como las inundaciones.

Avanzar y hacer uso de tecnologías que permiten obtener un completa visión de la situación de los ríos, arroyos o puntos críticos resulta, por tanto, imprescindible. Y las soluciones de alerta de inundación local son, sin duda, parte de la respuesta.

Fuentes consultadas

Autobús autónomo de montaña: Arantec se sube a la movilidad eléctrica

Autobús autónomo de montaña: Arantec se sube a la movilidad eléctrica

Antes de nada, dejar claro que no hemos cambiado de actividad empresarial. Seguimos dedicándonos en cuerpo y alma a ofrecerte las mejores soluciones en el ámbito de la monitorización ambiental y los riesgos naturales.

Pero cuando tenemos oportunidad de colaborar con el Centre de Visió per Computador (CVC) e i2cat en proyectos piloto tan interesantes como el de un autobús sin conductor, tampoco dudamos en poner nuestra experiencia y tecnología al servicio de la innovación.

Acompáñanos, que nos vamos de viaje a un futuro que está a la vuelta de la esquina.

¿De qué hablamos cuando hablamos de un autobús sin conductor?

Pues, básicamente, de tecnología elevada a la enésima potencia.

Un autobús sin conductor o, mejor dicho, autobús autónomo (1), es un tipo de vehículo que puede reconocer el entorno y que se conduce o maneja con poca o nula intervención humana (2).

En el siguiente vídeo puedes ver un ejemplo del aspecto que tienen muchos de los modelos existentes a día de hoy. Este vehículo se pudo admirar en la última edición de la Smart City Expo World Congress 2021 de Barcelona. Asimismo, si quieres entender las diferencias entre los diferentes niveles, puedes consultar este artículo.

La mayor parte de la inversión y la investigación tecnológica necesaria para su desarrollo se ha destinado, hasta el momento, al coche privado, con reconocidas marcas como Tesla a la cabeza. Pero cada vez son más los fabricantes que apuestan por el bus autónomo como medio de transporte.

Las áreas urbanas, obligadas a implementar medidas para reducir la contaminación y mejorar la circulación, son, por ejemplo, un “hábitat” perfecto para su implementación. Pero. como veremos en el siguiente epígrafe, también pueden ser una alternativa viable para zonas de alta montaña o rurales.

De Alòs d’Isil al Refugi d’en Fornet en bus autónomo

Ahora que ya tienes una idea un poco más aproximada acerca de qué es un autobús sin conductor, vamos a explicarte en qué consiste el proyecto piloto en el que hemos colaborado.

La iniciativa parte del Departament de Territori i Sostenibilitat de la Generalitat de Catalunya, que quiere analizar el uso de vehículos autónomos con dos objetivos claros:

  • Mejorar la movilidad en las áreas rurales, ofreciendo un servicio de transporte bajo demanda a los residentes de estas zonas.
  • Reducir el impacto que ocasiona el coche privado en los enclaves con gran afluencia de visitantes. Se trata de un problema que afecta de manera especial a las áreas naturales o de esparcimiento, ámbitos en los que Arantec ha implementado diversas soluciones para el control y monitorización de los aparcamientos

El campo de pruebas escogido es un tramo de carretera entre Alòs d’Isil y el Refugio d’en Fornet, en el Parque Natural de l’Alt Pirineu (Lleida). La elección de este espacio es únicamente con el objetivo de probar el autobús sin conductor en un entorno real. Es decir, la ejecución del proyecto piloto en esta zona no implica que este tipo de transporte vaya a desplegarse de forma definitiva en esta vía de comunicación.

¿Qué labor desempeña Arantec en este proyecto piloto? Nuestro trabajo ha consistido en instalar y poner en funcionamiento un sistema RTK (Real-Time Kinematic) para mejorar el posicionamiento por GPS mediante las estaciones que ves en las siguientes imágenes. Aunque lo explicamos con más detalle en el siguiente epígrafe, decir que el sistema de posicionamiento por RTK se utiliza como un sistema de seguridad redundante para dotar al vehículo de mayor seguridad complementando a otro tipo de sensores embarcados.

¿En qué consiste un sistema RTK?

Vamos a explicártelo poniendo como ejemplo un smartphone. Al abrir prácticamente cualquier aplicación de mapas, suele aparecer un punto que señala tu ubicación. Esa información suele ser la representación de la conexión GPS del teléfono, que es un sistema de posicionamiento basado en satélites que, aunque es bastante precisa, tiene un margen de error de unos pocos metros.

Ahora bien, la situación suele cambiar de forma radical cuando estamos en mitad de una zona montañosa y la recepción de la señal de los satélites se ve dificultada por la orografía. En estos casos, puede ser necesaria la implementación de un equipo auxiliar que mejore la señal. Esto es justamente lo que posibilitan los sistemas RTK, que proporcionan una exactitud centimétrica o milimétrica, en tiempo real y sin problemas derivados de la meteorología. Y, sin duda, disponer de la ubicación precisa es fundamental cuando se trata de guiar un vehículo autónomo.

Real-Time Kinematic (RTK) methods

Esta tecnología de posicionamiento geográfico, además, redunda sobre el resto de aspectos a considerar para el correcto funcionamiento de estos sistemas de transporte, entre los que se pueden destacar:

  • adaptación de la vía existente a una tecnología compatible con los vehículos autónomos (sistema inteligente de guiado);
  • conexión entre el vehículo, la carretera e internet, uno de los principales hándicaps;
  • alerta frente a obstáculos en la carretera, y
  • monitorización en tiempo real de la meteorología, de tal forma que el sistema pueda responder a las inclemencias climáticas y los vehículos “ver” y operar de forma segura.
Presentacio-Bus-autonom-a-lalta-muntanya_v3

Otras experiencias similares

Aunque las tecnologías implicadas en este tipo de sistemas parecen recientes, lo cierto es que se lleva trabajando en ellas desde hace varias décadas.

No obstante, los principales avances se han dado en los últimos años, con numerosas experiencias piloto como la que ha puesto en marcha la ciudad de Málaga. Estas iniciativas están permitiendo vislumbrar las aplicaciones más prometedoras. Y una de ellas es el uso de estos vehículos como medio de transporte de última milla o lanzadera desde un aparcamiento.

En este sentido, merece la pena señalar un par de proyectos que guardan ciertas similitudes con el desarrollo en el que colabora Arantec:

  • Berto, el autobús sin conductor que circula por la estación de esquí de Val Thorens, en el Pirineo francés. Transporta a esquiadores o trabajadores del complejo invernal independientemente de las condiciones meteorológicas gracias a los 12 sensores, 4 cámaras de vídeo y GPS que lleva instalados. 
  • El bus autónomo de CITIES Timanfaya, en fase de pruebas, que pretende usar este tipo de vehículos para recorrer la Ruta de los Volcanes de este parque nacional ubicado en Lanzarote (Islas Canarias).

Conclusión

Como puedes observar, los retos forman parte del ADN de Arantec y no dudamos en ir allá donde nuestra tecnología y conocimiento son precisos. En esta ocasión, con un proyecto de bus autónomo que quizás en unos años circule por Pirineos. En el futuro, quizás equipando barcos autónomos. Pero siempre ofreciendo las mejores soluciones a nuestro alcance.

Fuentes consultadas

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies